lunes, 29 de diciembre de 2014

Pin It

Pecados que no se pueden cometer en un perfil de Twitter

Los que sois lectores habituales de este blog, ya sabéis que me encanta hablar de Twitter en mi bitácora, porque esta es la red social donde me siento más cómodo y que mayores satisfacciones me ha dado.

De hecho, es tal el amor hacia esta red social, que el primer eBook que lancé versaba sobre esta red de microblogging y se titulaba “Las mejores recetas para un Twitter sano y con fundamento”.

Para seguir ayudando a todos los que quieren sacar mayor a Twitter, existen una serie de pecados que por encima de todo se deben evitar tanto en perfiles personales, pero sobre todo en perfiles profesionales y de empresas:


1.  No contar con biografía. Lo he dicho una y mil veces, tanto por activa como por pasiva. Cualquier perfil en Twitter debe contar una biografía porque ésta ayuda a dar información adicional y te define y diferencia del resto.

2.  No tener fotos. Otro pecado que no se puede cometer en Twitter, es no contar con fotos tanto en tu perfil como en tu portada. 

Estos dos lugares, son dos sitios perfectos para alojar información de una manera súper visual, que ayude a que se sepa un poco más sobre gustos o intereses. Debemos aprovechar cada oportunidad al máximo. 

3.  No añadir link. Debido a que la biografía es limitada y tan sólo contamos con 160 caracteres para hablar de nosotros. Es necesario añadir algún sitio donde las personas interesadas puedan acceder a más información, y el lugar idóneo es a través de un link. Este link puede ser un about.me o un blog pero no añadirlo, es un pecado que limita que el resto acceda a más información sobre nosotros.

4.  No contar con una estrategia. Este punto sobre todo va dirigido a perfiles de compañías, que se deciden a entrar en el mundo del Social Media. Es un pecado brutal entrar en las Redes Sociales sin contar con una estrategia porque entonces no tendremos marcados nuestros objetivos y pasos, lo que equivale a matar moscas a cañonazos.

5.  No tener definida la temática. Este aspecto afecta tanto a perfiles de empresas como personales. Aunque a priori nosotros podemos tuitear de lo que nos venga en gana, siempre debemos tener claro, que temas vamos a tratar de una manera más frecuente. No soy partidario de centrarse en una sola temática, sino que siempre he defendido que se pueden hablar de diversos temas.

6.  No actualizar. Si al fin te has decidido a abrir los perfiles sociales, es para actualizarlos, puesto que no hay nada que quede peor que contar con perfiles y que éstos estén abandonados. Un consejo, es que si no los vas a volver a usar, están mucho mejor cerrados que sin actualizar porque da sensación de dejadez.

7.  No atender a los clientes. Un pecado enorme que cometen muchos Community Manager, es el hecho de no contestar a las preguntas, dudas o quejas que plantean los clientes. 

Es posible que en muchos casos, el CM no conozca la respuesta, pero éstas se responden diciendo que no se dispone de dicha información y ya está.

8.  Cometer faltas de ortografía. La persona que debe gestionar los perfiles sociales, o que escribe ante una potencial audiencia de 500 millones de personas, debe entre otras muchas cosas, saber escribir y no cometer faltas de ortografía, porque un error de este tipo puede provocar una crisis reputacional importante.

9.  Faltas de respeto. Detrás de cada perfil, hay una persona. Una persona con sentimientos, pero no sólo eso sino que debemos respetar y ser respetados. No hay nada peor que caer en la provocación y faltar al respeto.

10.  Mentir. La humildad y la sinceridad es algo que debe ir implícito en todo ser humano. Es mejor no dar datos o información, a decir algo que sea falso porque los seguidores enseguida lo van a descubrir y van a poner en duda el resto de cosas que ha hecho a lo largo del tiempo.

11.  No programar. Es súper complicado estar todas las horas del día delante del ordenador o del smartphone, para actualizar constantemente todo lo que tenemos que publicar. Por ello, programar se convierte en esencial. Si no lo haces, de verdad que tu vida se convertirá en un infierno.

12.  No usar herramientas. Gracias a las herramientas podemos programar los tweets que lanzaremos próximamente, por ello,y para sacar mayor partido tanto a nuestro tiempo como a los recursos, debemos hacer uso de las herramientas, porque sin ellas estaremos perdidos.

13.  No generar engagement. Siempre y a través de cada actualización, debemos buscar el generar interacciones con otros usuarios. Si además de impactar, éste no es nuestro fin, las redes sociales y twitter, estarían perdiendo gran parte de su esencia.

14.  No monitorizar. Aunque quizás a priori podría parecer que esto de monitorizar es solamente para marcas y compañías, ni mucho menos. Todo el mundo, incluso cualquier persona física, debe estar informado que se dice de ellos en Twitter. Para ello, ya hace tiempo que os hablé de Mention,para monitorizar desde el móvil.

15.  No adaptar el perfil a los momentos o campañas. Un perfil no se debe dejar estático, sin cambiarse en años. Debemos saber sacar partido a la excelente forma de comunicar que Twitter nos ofrece, y debemos saber adaptar el perfil al momento o campaña que estemos enfocándonos en ese momento.

16.  No medir. Este pecado, es quizás uno de los más graves. Siempre debemos medir todas y cada unas de nuestras acciones para conocer que contenido funciona mejor, y qué contenido funciona peor, adaptándolo así para futuras acciones.

            

Suscríbete a mi Newsletter

* Obligatorio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...